sábado, 19 de febrero de 2011

Razones de peso y la pérdida de lo superfluo

En mi tierra (la que está en el mar y tiene siete puertas) la expresión "hace buen tiempo" siempre implicó una temperatura en torno a los 25º C y sol, mucho sol. Es decir, en Canarias, cuando hace buen tiempo, la gente va a la playa.

Hoy en Olsztyn hace buen tiempo. Hay una temperatura de 5º C bajo cero, la nieve está fresca, recién caída, todavía blanca y brillante, sin apelmazamientos; y, sin que sirva de precedente, hace sol, mucho sol. Es un buen día para salir a la calle, tomar un café en el centro, recorrer la milla de hojalata y hacer algunas compras absurdas, hasta incluso un ramo de tulipanes amarillos, por qué no. Sin embargo una razón de peso (nunca mejor dicho) me retiene hoy en casa: una escayola abraza de punta a punta mi pierna izquierda.

Cuando pasan estas cosas (cosas menos buenas a las que uno está acostumbrado si ha tenido una vida feliz como la mía), todo cambia de color. No es que la vida sea de repente gris, ni mucho menos. Pero cambia la forma en que vemos las cosas, o vemos cosas que antes nos veíamos (como el hecho de vivir en un cuarto piso sin ascensor o tener un plato de ducha a 40 cm. del suelo). También y sobre todo aprendemos a apreciar las cosas pequeñas. El primer día que conseguí cambiarme de ropa sin ayuda de nadie sentí algo parecido a lo que los atletas de élite deben de sentir cuando ganan una medalla de oro.

Al apreciar lo pequeño perdemos también de vista lo superfluo. Y supongo que es un ejercicio saludable.

También el círculo de personas que te rodean tiende a estrecharse en estos momentos menos buenos. Ya se sabe... Aunque intento centrarme más en las sorpresas que en las decepciones. Y qué bien por los cuatro gatos que permanecen aún a mi lado, a pesar de. El amor incondicional es una especie rara, pero yo tengo la suerte de tener todavía a alguien que me trae los tulipanes amarillos a casa.

6 comentarios:

David dijo...

Miauuuuuuuuuu!!!!!!!

Montse dijo...

Desde La Laguna, un ramito de siemprevivas para la niña que no pierde su sonrisa y encuentra detalles hasta en la quietud. Besos y abrazos soleados.

Manuela dijo...

Jo, Paula, lo siento mucho, como persona a la que le quitaron la escayola el miércoles después de un mes y medio te mando todo el ánimo y la buena vibra del mundo. Da mucha guerra para que te lleven flores y te cuiden
Un beso desde Madrid

mariona dijo...

"El amor incondicional es una especie rara". Por eso, los tulipanes huelen aún mejor. (Suertuda al fin y al cabo, ya lo sabes! Eso es lo que quería decirte).
Guapa. Un beso muy grande!

David dijo...

Y las eses?

El sitio de mi recreo. dijo...

Qué buen tiempo más raro!!
:)
Un besito Pauvich.